Defiende tu Ahorro

¿En qué puedo ahorrar? > Planes de Pensiones.

Son un producto de ahorro a largo plazo destinado para la jubilación. Se pretende crear por el ahorrador un complemento a la pensión pública de jubilación de la Seguridad Social. Este ahorro se produce a través de unos pagos periódicos (aportaciones) durante 1a vida laboral activa del ahorrador. Éste, denominado técnicamente “partícipe del plan de pensiones”, realiza aportaciones durante su vida laboral cuyo objetivo es formar un capital a largo plazo, que podrá recuperar a partir del momento en que se jubile.

Características:
  • El partícipe no puede retirar sus derechos consolidados, las aportaciones ni los rendimientos que le hayan generado, ya que para ello necesita que se realicen las siguientes causas: jubilación, invalidez o fallecimiento.
  • “El partícipe” debe comunicar en 6 meses como plazo máximo a la entidad gestora el deseo de cobrar su pensión.
  • Como caso excepcional, el titular “partícipe” podrá rescatar su plan cuando se de alguna de las siguientes causas:
    • Desempleo continuado durante más de un año
    • Enfermedad grave que requiera intervención y hospitalización de tres meses.
  • La rentabilidad: tiene un interés mínimo garantizado.
  • Tratamiento fiscal de las aportaciones: Se deducen en la Base Imponible del IRPF hasta un máximo de 8000 euros para menores de 52 años aunque este límite aumenta en 1,250 euros/año para mayores de 52 años.
  • Tratamiento fiscal de los rendimientos al vencimiento: Tributan como rendimiento de trabajo.
¿Cuándo debo empezar a ahorrar para mi jubilación?

Los especialistas consideran que es bueno hacerlo alrededor de los 50 años, no antes, puesto que si el ahorro que yo destino al plan de pensiones lo voy manejando con otro tipo de productos de ahorro, podré superar la rentabilidad bruta de los planes de pensiones sin mucha complicación.