Defiende tu Ahorro

¿En qué puedo ahorrar? > Cuentas o libretas de ahorro.

Usted debe saber que no son lo mismo que una cuenta corriente o un depósito a la vista, tradicionalmente confundidos. La diferencia más importante con respecto a las cuentas corrientes es que la entidad entrega al usuario una libreta, en la que quedan registrados los movimientos de su cuenta.

La cuenta de ahorro, con la finalidad de dar mayor permanencia al saldo depositado, puede ofrecer menos facilidades para realizar ingresos y pagos. No suele existir la posibilidad de tener un talonario de cheques. En muchos casos tampoco permiten domiciliar recibos o realizar pagos habituales. Para compensar estas restricciones, las entidades pueden dar un tipo de interés más alto que en las cuentas corrientes, aunque al igual que en estas últimas suelen ser ridículos. Negocie este interés con su entidad financiera o compare entre diferentes entidades. No tenga demasiadas cuentas abiertas, si no las posibles comisiones pueden “comer” su ahorro.

Si lo que quiere es un producto operativo (transferencias, cobros, domiciliaciones, etc) este no es el producto que debe contratar, debe contratar una cuenta corriente o depósito a la vista.