Defiende tu Ahorro

¿En qué puedo ahorrar? > Cuentas corrientes o depósitos a la vista.

Es un producto a través del cual el usuario puede ingresar dinero en efectivo en una entidad, quedando ésta obligada a su devolución en el momento en el que así lo solicite el cliente (de ahí que se denominen “a la vista”). La entidad depositante presta un servicio “de caja”, de manera que se compromete a realizar pagos y cobros que el usuario le encargue o le haya autorizado a realizar. Por ejemplo, ingresos en efectivo, domiciliación de recibos (luz, agua, gas, teléfono,...).

Por lo general, aunque no siempre, la entidad ofrece al usuario una remuneración o tipo de interés por el dinero depositado, pero debe saber que este porcentaje es mínimo, testimonial.

Según qué operaciones la entidad le puede cobrar una comisión (transferencias, traspasos, ingreso de cheques,etc) o realizarlo gratuitamente. Negocie con la entidad las comisiones y gastos que le vayan a cobrar, todas son negociables. No tenga demasiadas cuentas abiertas, si no las posibles comisiones pueden “comer” su ahorro.

Si lo que quiere es obtener rentabilidad con el dinero allí depositado éste no es el producto que debe contratar. Debería optar por productos de mayor rentabilidad y, siempre, en función de su perfil como inversor.